FANDOM


"Un verdadero monarca carga con el peso de sus almas. El último rey de esta tierra, el rey Vendrick, como lo llamaban... Reunió la fuerza para gobernar a su pueblo, y cuando los no muertos nacieron, malditos... Reunió más fuerza para hacerles frente. Pero al final, nunca se subió al verdadero trono."
Nashandra

Vendrick es un jefe opcional de Dark Souls II.

Lore

Vendrick, el otrora gran rey de Drangleic, construyó su gran reino sobre los restos de los otros reinos que le precedieron, y sobre las almas de los Cuatro Grandes.[1] El rey favorecía la fuerza de las armas y a soldados por los que apostaría en cada batalla, confiando en la fortaleza de estos. Los hechizos parecen haber sido tolerados durante su reinado, aunque el rey tenía una pobre opinión acerca de los milagros.[2]

Según la leyenda, una misteriosa mujer llamada Nashandra, quien poseía una belleza incomparable, llegó al rey Vendrick y le advirtió de una amenaza inminente, procedente de otras tierras: los Gigantes. Vendrick nombró a Nashandra su reina y cruzó el océano con ella para combatirlos. Durante este conflicto, saqueó las tierras de los Gigantes y tomó una cantidad no especificada de cautivos para experimentar en su vuelta a Drangleic. Esta experimentación le otorgó una mejor comprensión de la naturaleza del alma, lo que llevó a la creación de los Golems.[1][3] Con este poder adquirido, Vendrick creó varios tipos de Golems, los cuales construyeron el Castillo de Drangleic. Con Nashandra a su lado, Drangleic entró en un prolongado período de paz y prosperidad.[1]

Sin embargo, este periodo de paz acabaría finalmente. Buscando venganza por el sometimiento de su reino, el Señor de los Gigantes reunió un ejército en una vengativa contra-invasión de Drangleic. También buscó vengar las muertes y el horrendo tratamiento que sufrieron los Gigantes que capturó Vendrick.[4] Poco dispuestos a perdonar las acciones de Vendrick, los Gigantes cruzaron el mar y aterrizaron en las costas del norte de Drangleic. Asediaron el reino y atacaron implacablemente varios asentamientos, fuertes y fortalezas durante varias generaciones.[3][5]

Se libraron batallas interminables entre las fuerzas de Vendrick y los Gigantes y gran parte de los ciudadanos de Drangleic huyeron del reino para escapar del conflicto. Finalmente, los Gigantes fueron derrotados cuando un héroe sin nombre acabó con su rey, aunque por desgracia, la victoria llegó demasiado tarde y Drangleic quedó en ruinas.[6]

Habiendo sido debilitado por la guerra, el reino de Drangleic empezó a sufrir por el desvanecimiento de la Primera Llama, y con ella, la llegada de la maldición de los no muertos. Vendrick estaba desesperado por encontrar una manera de curar la maldición. Él y su hermano Aldia investigaron sobre la naturaleza del alma misma en un intento desesperado por encontrar una cura.[7] Como último recurso, Vendrick utilizó una gran alma para mantener a raya la maldición,[8] y comenzó a enviar a los no muertos a una tierra lejana, para librar su reino de ellos.[9] Vendrick se negó a enlazar la Primera Llama y también rechazó la idea de que el desvanecimiento de las llamas y el aumento de la oscuridad traerían la verdadera Edad del Hombre. En su lugar, Vendrick buscó un tercer camino. Todos sus intentos fracasaron, y con el tiempo se dio cuenta de que su amada reina Nashandra era de hecho una hija del Padre del Abismo.[10] Nashandra codiciaba la Primera Llama y la Gran Alma,[11] y ​​Vendrick, con el fin de impedir la realización de sus oscuros planes, se exilió en la Cripta de los no muertos, después de asegurarse de que Nashandra no tendría ninguna ruta de acceso a la llama.

Junto a un contingente de caballeros y su mano derecha leal, Velstadt el Escudo Real, Vendrick viajó a la Cripta de los no muertos. Habiéndose separado de su gran alma, el rey pronto se convirtió en Hueco y quedó vagando por los pasillos sin rumbo.

Trama

Debido al estado Hueco de Vendrick y por consiguiente la incapacidad para dialogar, el jugador debe llevarse el Anillo del rey, que se encuentra entre las ropas abandonadas de Vendrick. Tras obtener el anillo el jugador puede optar por ignorar al rey, dejándolo vagar sin fin, o matarlo, y poniendo fin a su miseria.

Las Coronas Perdidas

Con el Corazón de neblina de cenizas, el jugador puede entrar en el Recuerdo del Rey, donde es posible interactuar con el rey Vendrick en su forma humana. Amargado y afligido por sus fracasos, Vendrick le dice al Portador de la maldición que debe buscar las coronas de los antiguos reyes de antaño. Una vez que se posean todas las coronas, Vendrick desbloqueará su poder, haciendo que el Portador de la maldición sea inmune a los efectos ahuecantes de la maldición. El rey aconseja al Portador de la maldición de buscar un tercer camino, más allá de la luz y la oscuridad.

Estrategia

Vendrick tiene una muy alta defensa lo que probablemente haga que esta sea una pelea muy larga. Su defensa puede ser reducida considerablemente mediante la recolección de hasta cinco Almas de un gigante que se encuentran a lo largo de Drangleic. Cada Alma de un gigante reduce a la mitad su defensa. Sin ningún tipo de almas, posee una defensa base 32 veces más fuerte y sufre daños por golpe casi insignificantes. Incluso con las Almas de un gigante, Vendrick no debe ser tomado a la ligera. Sus ataques producen enormes cantidades de daño, tienen buen alcance, y pueden hacer aturdir al jugador si rueda demasiado pronto a causa del alcance de cada ataque.

Vendrick sostiene su espada arrastrándose detrás de él, incluso al utilizar sus ataques de corte horizontales. Colocarse cerca de él y moverse por su lado izquierdo hará que sea muy difícil para él golpear al jugador. A veces saltará hacia atrás para poner distancia entre él y el jugador. Si queda acorralado contra una pared, el jugador tendrá que retroceder para volver a colocarse detrás de él. Un escudo con buena estabilidad puede ser útil, pero no siempre, ya que la mayoría de los ataques de Vendrick drenan rápidamente el aguante.

Una buena manera de abordar la pelea es permanecer directamente detrás o al lado de su pie izquierdo. Si se pone demasiado cerca de una pared hay que tratar de atraerlo de vuelta hacia el centro de la arena.

Notas

  • Vendrick es inicialmente pasivo, y se volverá agresivo únicamente al tomar suficiente daño del jugador. Esto se ve afectado por el número de Almas de un gigante en posesión del jugador, por lo que el atacarlo en su encuentro inicial después del combate contra Velstadt no lo volverá agresivo.
  • Quemar un Ascua de la adversidad en la hoguera Zanja de los no muertos lo hará reaparecer, aunque a Velstadt también.
  • Tras descargar el DLC Crown of the Sunken King y obtener el Corazón de neblina de cenizas, interactuar con la ropa desechada de Vendrick enviará al jugador al Recuerdo del Rey, permitiendo hablar con Vendrick en su forma humana.

Equipamiento y Alma del Rey

Vendrick no soltará nada al morir, a excepción de una determinada cantidad de almas. Sin embargo, su alma y su conjunto de armadura pueden ser encontrados en el Santuario de Amana, detrás de una puerta que sólo puede abrirse tras haberlo derrotado. La puerta se encuentra en la zona comprendida entre la primera y la segunda cabaña en donde el jugador puede encontrar un camino que conduce hacia la puerta, sin embargo, se debe estar en forma humana para abrirla.

Quemar un Ascua de la adversidad en lugar de comenzar el NJ+ no hará que reaparezcan estos objetos nuevamente en el Santuario de Amana.

Galería

Música

Motoi Sakuraba - King Vendrick (Extended) (Dark Souls II Full Extended OST)

Motoi Sakuraba - King Vendrick (Extended) (Dark Souls II Full Extended OST)

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 Diálogo del Canciller Wellager.
  2. Descripción de la Campana del sacerdote.
  3. 3,0 3,1 Diálogo del Capitán Drummond.
  4. Descripción de la Dark Souls II Collector's Edition Guide.
  5. Descripcion del Alma de Señor de los Gigantes.
  6. Descripción del Hacha de piedra gigante.
  7. Descripción de la Llave de Aldia.
  8. Descripción del Anillo del rey.
  9. Descripción de la Espada combada.
  10. Diálogo de Vendrick.
  11. Diálogo de Shanalotte.